ORTODONCIA Y ORTOPEDIA MAXILAR PARA NIÑOS.

La mejor edad para que tus hijos hagan su primer examen ortodóntico /ortopédico maxilar es alrededor de los 7, 8 o 9 años.

Podemos asesorarte sobre si tu hijo puede beneficiarse de un tratamiento de ortodoncia / ortopédico maxilar en el futuro y cuándo es el momento ideal para iniciarlo.

¿Tu hijo de 7, 8 o 9 años tiene los dientes chuecos o encimados?

La respuesta al porqué tu hijo a esta edad tiene los dientes chuecos o encimados es sencilla, sus huesos maxilares NO son lo suficientemente grandes para alojar todos sus dientes. Sus huesos maxilares pueden ser pequeños por la genética heredada y/o puede que sus huesos no estén creciendo lo mejor posible por factores externos como una simple gripa, alergia, tabique nasal desviado, accidentes, entre otros.

Los problemas sutiles en el crecimiento de la mandíbula y la erupción de los dientes pueden ser pronosticados desde que tus hijos tienen dientes de leche. Empezar el tratamiento en el momento ideal puede corregir cuestiones del desarrollo antes de que se conviertan en algo más complejo y difícil de tratar, ayuda a acelerar el tratamiento y simplifica el proceso si lo necesitan en el futuro.
El tratamiento ortodóntico temprano nos permite crecer la mandíbula y cara de manera ideal, ayuda a guiar los dientes a una posición más favorable, mejorar la apariencia de dientes, labios y cara, así como disminuir el riesgo de trauma en los dientes frontales.

Cada niño es único en el desarrollo fisiológico y en necesidades de un tratamiento, nuestra meta es brindarle a cada uno el tratamiento más apropiado en el mejor momento posible. Es muy común que los padres estén preocupados cuando sale el primer diente adulto en su hijo, usualmente los dientes permanentes salen luciendo grandes para la mandíbula y maxilar en crecimiento, esto es normal, ya que los huesos del rostro continúan en desarrollo. En cambio, si los dientes salen chuecos indica implícitamente que sus huesos maxilares son pequeños, esto es algo para lo que se debe intervenir, ya que no se modificará por si solo con
tiempo.
Puede servir esto como punto de referencia para llevar a tu hijo a revisión con un Ortodoncista / Ortopédico Maxilar.

El leve retraso de la erupción de los dientes permanentes no es algo que deba preocupar, puede variar entre persona y persona, sólo cuando el periodo se retrasa por años se debe buscar una forma de intervenir. Si tu hijo continúa con un apiñamiento cuando ya tiene todos los dientes permanentes en la boca o si se observa la falta de espacio para que salgan las piezas faltantes, el momento ideal para iniciar tratamiento es en la primera etapa de la adolescencia.

¿La respiración de tu hijo es normal?

Puede ser difícil de creer, pero los problemas de respiración anormal pueden alterar el desarrollo estándar de la cara, cambiando tanto la forma, el tamaño y la apariencia.

El “hábito de respiración bucal” sucede cuando la mayor parte de la respiración se hace a través de la boca en vez de la nariz, es una adaptación involuntaria y subconsciente ante una obstrucción de la vía nasal y busca obtener el aire suficiente a través de la boca. Los efectos de la respiración bucal son un pobre y mal crecimiento de los huesos maxilares y cara, esto puede limitar el crecimiento del maxilar y tener como resultado apiñamiento dental, una mala mordida o una apariencia facial deteriorada; en otras ocasiones la respiración bucal puede producir una mordida abierta, que es un grande espacio entre los dientes de enfrente superiores e inferiores al morder, otros pueden experimentar crecimiento vertical excesivo en la mandíbula que resulta en una cara larga o sonrisa gingival.

Tratar una cara en crecimiento puede ser complejo, ya que es importante que mientras encontramos maneras de promover el crecimiento necesario normal, paralelamente se cuiden los pasos para que no lo obstruyan o detengan.

Así como usar zapatos de la misma talla en pies que están en crecimiento, los tratamientos ortodónticos a edad temprana y algunos aparatos ortopédicos maxilares restringen el desarrollo de la cara y puede resultar en un crecimiento anormal, que es lo opuesto a las metas que un ortodoncista debe buscar.

Una vez que las desviaciones en el crecimiento son corregidas, podemos dejarlo y permitir el crecimiento normal de la cara continuar, cuando estas terminan cualquier diente que no esté apropiadamente alineado se puede corregir fácilmente.

¿Tu hijo Ronca?

Si tu hijo ronca, ALERTA, no lo tomes a la ligera, NO es normal. El proceso de oxigenación cuando dormimos ya sea en adultos o en niños, es la clave para que todas las células de nuestro cuerpo se regeneren y ayuden a recuperar el desgaste que se tuvo en el día. Cualquier ser humano que ronque, ya sea niño o adulto, indica que sus huesos maxilares están posicionados muy atrás disminuyendo la vía de aire cuando respiramos. Existe la solución para este problema y la edad ideal para curar el ronquido es entre los 12 y 14 años, si eres mayor a esta edad también existe solución. (Seguir leyendo IMDO)

¿A tu hijo le cuesta trabajo despertarse, te comenta que se queda dormido en clases, es bajo de estatura y complexión chica? Todos estos problemas pueden ser consecuencia de una mala oxigenación durante su sueño, si tu hijo ronca puede presentar todos estos efectos por la educción de producción de hormona de crecimiento El roncar impacta significativamente en el sueño, las funciones mentales y salud en general, esto afecta un gran número de la población.